martes, 26 de junio de 2012

Oscar, el gato que predice la muerte

Es frecuente ver en muchos centros de atención a la tercera edad, la existencia de mascotas que hagan compañía a los internos, pero el caso de Oscar, es poco especial, pues cuando hace una visita a una persona, esta muere al poco tiempo.



Oscar es un gato común que vive en el geriátrico Steere House de Estados Unidos
La historia de Óscar, también apodado como ángel de la muerte, ya tiene libro. Lo ha escrito David Dosa, el médico geriatra que descubrió su habilidad. El libro se titula: Haciendo rondas con Oscar: el gato del don extraordinario. 
Oscar llegó a la residencia de ancianos, Steere House, en Rhode Island, EEUU, cuando solo era un cachorro. El personal médico le adoptó cuando lo encontró merodeando en la calle. Es un gato de aspecto rechonco y tranquilo, de una simpática mezcla de color blanco y marrón. Normalmente pasea por la 3ª planta, donde están los enfermos terminales.


Cuando tenía 6 meses, fue cuando comenzó a mostrar su habilidad. Rápidamente, el personal médico se dio cuenta de que cuando Oscar se acurrucaba con algún paciente, estos fallecían al poco. Hoy, Oscar tiene 6 años y ha pronosticado más de 50 muertes.

Su capacidad para detectar la muerte es tal, que hasta muchas veces contradice las conclusiones de los médicos. David Dosa, uno de los médicos de la residencia, recuerda con interés un episodio sucedido: todo el personal estaba convencido de la inminente muerte de una paciente, e intentaron poner a Oscar a dormir con ella, pero el gato no quería y se marchó a otra habitación, cuyo ocupante si que falleció.


Dosa no ha descubierto aún qué es lo que indica a Oscar que alguien va a morir. Lo más posible es que el animal huela algo, una feromona por ejemplo, que los humanos no podemos detectar o que no podemos reconocer. 


El autor escribió un libro sobre este animal, contando todos los casos en que adivinó la muerte de alguien, pero no da ninguna explicación científica a este fenómeno.


Este es un relato del libro:

"Oscar llega a la habitación 313. La puerta está abierta y entra. La señora K. descansa tranquilamente en la cama, con la respiración constante pero débil. (...) Oscar salta sobre la cama y de nuevo huele el aire. Se detiene a considerar la situación y entonces gira sobre sí mismo dos veces antes de enroscarse junto a la señora K. (...) Una enfermera entra en la habitación para examinar a la paciente. Se detiene al notar la presencia de Oscar. Preocupada, deja apresuradamente la habitación y vuelve a su mesa. Coge el historial médico y comienza a hacer llamadas. A la media hora, empiezan a llegar los familiares y el cura alertados por la enfermera. Poco después, la señora K. fallece".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...