domingo, 31 de marzo de 2013

La chica de la curva



La autoestopista fantasma o la chica de la curva es una de las leyendas urbanas que gozan de mayor popularidad, pero al igual que acontece con la mayoría de estas historias, no tiene un origen definido.


El término “Leyenda urbana” fue acuñado en 1968 por el folclorista estadounidense Richard Dorson, quien definía la leyenda urbana como una historia moderna “que nunca ha sucedido, contada como si fuera cierta”. También cabe mencionar a Jan Harold Brunvand, que ha contribuido decisivamente a popularizar este término entre el público en general a través de sus libros.


Sin duda una de las leyendas urbanas o no tan leyenda, es la de “la chica de la curva”. Algo tienen las carreteras y los caminos que, desde la antigüedad, se han asociado a los relatos de terror.



Esta popular leyenda, no obstante, no tiene un origen definido, pero en España ha gozado de mucha popularidad, pues existe una historia en la que ocurre este hecho: Las curvas del Garraf, que cuenta la historia de un accidente en coche hace tiempo que acabo en tragedia . Actualmente varios testigos explican que aún oyen los ruidos del hombre que falleció.

Una noche de niebla espesa, y noche cerrada, caía una lluvia suave pero ininterrumpida, un hombre iba conduciendo su coche deseoso de llegar a su casa y reencontrarse con su mujer y sus dos hijas después de un largo fin de semana de trabajo.

En una de las curvas del camino, vio a una autoestopista, una joven rubia, demacrada y pálida, empapada por la lluvia, con un largo vestido blanco desgarrado y sucio de barro. este hombre se apiadó de la joven y, pisando los frenos, decidió llevarla consigo y acercarla hasta el pueblo más cercano.

Durante gran parte del trayecto, el hombre y la joven fueron hablando de cosas triviales, cuando, en un momento dado, antes de llegar a una de las curvas más cerradas y peligrosas de las cuestas, la joven le avisa de que reduzca la velocidad hasta casi detenerse y que pase muy poco a poco.

El hombre lo hace, y comprueba, asustado, que, de no haber sido advertido por ella del peligro, probablemente se hubiera despeñado por barranco con el coche. le da las gracias, agradecido por haberle salvado la vida, a lo que la joven contesta:

No me lo agradezcas, es mi misión; en esa curva me maté yo hace más de 25 años, en una noche como ésta...

Y después de pronunciar éstas palabras, desapareció, dejando como única prueba de su espectral aparición, el asiento húmedo del acompañante por sus ropas mojadas...

Existen muchas versiones del relato, pero todas coinciden en que gente viajando en vehículos se encuentra con una chica haciendo autostop, y que tras montarse en el coche y advertirnos de un peligro, luego desaparecen sin explicación alguna, generalmente en el propio vehículo en movimiento y al lado del conductor.

Pero, ¿desde cuándo nos acompaña este relato?

Se cree que la leyenda circula desde hace siglos, y que ha ido adaptándose a los cambios en el sistema de transporte. En sus versiones más antiguas, la joven paraba a los jinetes para que la subieran al carruaje, o a la grupa de su caballo. Las diligencias, los caballos y carretas eran considerados medios de transporte reservados para los adinerados y unos pocos privilegiados. Existían incluso decretos por los que sólo podían viajar en estos medios “personas intachables de carácter y que no ensuciasen con el atuendo de su oficio”. 

Los harapientos o cualquier persona sucia, tenían prohibido viajar en estos medios de transporte. Tampoco podían viajar personas enfermas, heridos y un sin fin de etcéteras que excluían a los más desafortunados. No es extraño que este tipo de leyendas empezaran a forjarse a modo de escarmiento para las clases más adineradas.

En cuanto al propósito de la aparición, este varía: en ocasiones, alerta al conductor sobre una curva peligrosa, precisamente aquella en la que murió; otras veces, causa la muerte del conductor, al no alertarle del peligro de la curva.


Sin embargo, algunos folcloristas sitúan el origen de esta leyenda en las Sagradas Escrituras, concretamente en Hechos 8:26-39, pasaje en el que se narra el encuentro entre Felipe y un etíope:


26 Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.
27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar,
28 volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías.
29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.
30 Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?
31 El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.
32 El pasaje de la Escritura que leía era este:
    Como oveja a la muerte fue llevado;
    Y como cordero mudo delante del que lo trasquila,
    Así no abrió su boca.
33 En su humillación no se le hizo justicia;
Mas su generación, ¿quién la contará?
Porque fue quitada de la tierra su vida.
34 Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro?
35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.
36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?
37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.
38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.
39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.

Y.. ¿qué dice la leyenda que popularmente conocemos?


En las curvas más peligrosas de las autopistas, se puede encontrar una joven de contextura delgada, que puede estar vestida con un vestido de boda blanco y largo, un vestido negro, como si estuviera de luto o con un vestido largo y rasgado.

Se  dice que pide a los conductores que se detengan, y cuando acceden a su petición ella sube al auto y les advierte de la curva a continuación, o también les relata la historia de su muerte en esa curva junto a su novio, y luego se desvanece.

Os dejo el célebre video de "Teresa Fidalgo", la chica de la curva portuguesa.









2 comentarios:

  1. No manches..no hay ningun corte en el video es todo continuo desde que sube la chica.. al parecer puede ser real....

    ResponderEliminar
  2. jejejeje buena historia, buen video sera o no real? me encanta esta pagina

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...