martes, 27 de marzo de 2012

Aleister Crowley, el hombre más malvado del mundo

"Para practicar magia negra tienes que violar todo principio de la ciencia, decencia, e inteligencia. Debes estar obsesionado con una idea demente de la importancia del mezquino objeto de tus detestables y egoístas deseos. Se me ha acusado de ser "mago negro". No se ha hecho jamás afirmación más tonta sobre mí... La "Misa Negra" es un asunto totalmente diferente. Yo no podría celebrarla aunque quisiera, porque no soy un sacerdote consagrado de la Iglesia Cristiana. El celebrante debe ser un sacerdote, porque toda la idea de la práctica es profanar el Sacramento de la Eucaristía. Por consiguiente, debes creer en la verdad del culto y la eficacia de su ritual" Aleister Crowley, 1933




"Alister Crowley, el hombre más malvado del mundo" Así fue calificado este famoso mago por la prensa británica. Practicante de magia negra, invocaba espíritus y demonios, afirmaba poseer el don de la invisibilidad, era temido incluso por sus discípulos...







Edward Alexander Crowley, más conocido como Aleister Crowley, nacido en 1875, creció en un ambiente opresivo y puritano. Sus padres pertenecían a la secta Hermanos de Plymouth, la más intransigente de la época. Su madre le llamaba "La Bestia" y "666", porque su hijo le recordaba a un demonio. Él le contestaba llamándola "estúpida santurrona". La relación con su padre tampoco era muy buena, lo que le llevó a sustituir su verdadero nombre, Edward Alexander, por Aleister.

A los ocho años cogió un gato, le administró cloroformo para que no ejerciera resistencia, y le inyectó arsénico. Después, entre otras torturas, le gaseó en el horno, le quemó, y finalmente le despellejó vivo. De esta forma quería comprobar si era verdad que los gatos tenían siete vidas.


Durante su adolescencia, le financian los estudios en el Trinity College de Cambridge, pero el utiliza los fondos económicos para salir, divertirse, beber, o tener relaciones.

Su primera mujer era la hermana de uno de sus amigos, una viuda harta del acoso de los hombres que se casó con él a cambio de no consumar el matrimonio, llamada Rose Kelly. Pero Aleister Crowley nunca cumplía sus juramentos, y a las pocas horas ya forzaba a la joven a tener relaciones, lo que la llevó a hacerse alcohólica. En 1904, durante su luna de miel, viajan a Egipto.


Rose empieza a sumirse en estados de trance y afirma que “el dios Horus estaba tratando de entrar en contacto con el”. Se cuenta que para combrobar la veracidad de los mensajes de Kelly, Aleister Crowley la llevó a un museo en El Cairo y le dijo que le señalara a Horus, siendo testigo de como ella lo llevó a un monumento funerario de madera, ilustrado con escenas mitológicas y jeroglíficos. Además, dicho monumento conocido como “la estela de la revelación”, tenía el número 666 en el índice de piezas del museo. Crowley entra en contacto con un ente llamado Aiwass, el cual le dicta su famosa obra, el Liber Legis o Libro de la Ley. El matrimonio acabó en divorcio, pero no antes de que Crowley intentase tirar a su suegra por las escaleras.

Su segunda esposa también acabó alcoholizada, aunque él tampoco era un ejemplo a seguir: consumidor de heroína, cocaína, opio, hachís, marihuana.... Era bisexual, le gustaba colgar a sus amantes boca abajo en el armario y clavarles sus dos colmillos (afilados a propósito).


Las personas de su alrededor tampoco corrían mejor suerte: su maestro, Liddell McGregor Mathers creía que despedía una energía mágica capaz de aniquilarle. También sus discípulos. Lord Tankerville y Victor Neuburg sufrieron alteraciones nerviosas porque se creían malditos; Raoul Loveday murió envenenado; Alexis Pache murió haciendo escalada a solas con Crowley; Norman Mudd se suicidó.

Disponía de un gran saber religioso, tenía conocimientos científicos, sabía de astrología...Además, había nacido con varias señales búdicas: nació con la lengua pegada, le operaron de fimosis y tenía cuatro pelos en forma de esvástica al lado del corazón.


Crowley comienza su camino mágico de forma consciente en Cambridge al leer el libro de Mathers La Cábala desvelada. Después descubrirá la compilación del ceremonial mágico realizada por A.E. White. El 31 de diciembre de 1896, en Estocolmo, tiene su primera experiencia de liberación interior: "Descubrí que poseía una capacidad mágica que formaba parte de mí. Fue una experiencia dolorosa y terrible a la vez, que me dio la llave del placer y el éxtasis espiritual".


A los 23 años ingresa en la Golden Dawn, una sociedad ocultista de gran influencia. Su jefe es Mathers. Crowley se cambia el nombre por el de Perdurabo, y monta un templo de magia blanca y otro de magia negra.

En este período sus logros mágicos son constantes y Crowley asegura realizar viajes y entrevistas astrales, materializaciones de los elementales, de los silfos y de diversas fuerzas celestiales y demoníacas.

Mathers encuentra en París un manuscrito del siglo XV, El libro de la magia sagrada de Abramelin el mago, que se va a convertir en el centro de los estudios y prácticas de Crowley. Para ello construye un oratorio en un lugar mágico, aislado y tranquilo que encuentra en Escocia: la finca Boleskine, frente al lago Ness. Construye una, salita para los espíritus. En ese lugar conjura a su Ángel de la Guarda, con quien establece una perfecta comunión. Sólo cuando lo consigue puede convocar a los cientos de espíritus, ángeles y demonios y realizar talismanes.


Otros países clave en la vida de Crowley son la India y México.En la India se inicia en el tantrismo, el sexo sagrado como vía de acceso al conocimiento, que practicaría asiduamente con hombres y mujeres. En México entra en contacto con Don Jesús Medina, que le introduce en la masonería y en los secretos de mayas y aztecas. Es aquí donde Crowley asegura haber verificado su método para lograr la invisibilidad y haber descubierto la llave secreta de la Gran Obra.

Al final de su vida, Aleister Crowley estaba en bancarrota. Murió en una casa de huéspedes en Hastings Sussex, Inglaterra, el 1 de diciembre de 1947, debido a una degeneración del miocardio y bronquitis aguda. Fue incinerado en una ceremonia a la que acudieron algunos de sus discípulos y amigos, en la que leyeron parte de los Textos Sagrados de Thelema, entre ellos, pasajes del Liber Legis, y también de su Himno a Pan.


Sus últimas palabras fueron:

"A veces me odio a mi mismo"

1 comentario:

  1. Un pobre loco de cientos q hay... un charlatán de feria.......

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...