martes, 25 de noviembre de 2014

Lemuria

La Era Lemuriana tuvo lugar aproximadamente, entre 4,5 millones de años a.C. y cerca de unos 12.000 años. 

También conocido por los teosofistas del pasado siglo por la tierra de MU, no parece habernos dejado mucha información, pues su origen parece perderse en el origen de los tiempos; fue una cultura misteriosa que alcanzó un desarrollo tecnológico muy elevado, apoyado en el uso de cristales. En cuanto a su ubicación todo indica que se sitúa en el océano Índico. 



El origen de la civilización lemuriana es difícil de establecer al perderse en la antigüedad, se sabe que su decadencia dio paso a la Atlántida, los lemures seguramente fueron descendientes de los antiguos dioses, coetáneos de los dioses preolímpicos, con quienes probablemente tuvieron fuertes enfrentamientos. 

En 1860, el geólogo William Blanford halló ciertas similitures entre las rocas presentes en el Sur de África y el Sur de la India, a pesar de los más de 5000 km que separan ambos territorios. Años más tarde, en 1864, el geólogo Philip Sclater investigaba los restos fósiles de lémures en Madagascar e India, cuando se dio cuenta que no existían restos fósiles similares ni en el resto de África, ni en el Oriente Medio. A razón de ello, postuló una teoría según la cual Madagascar debió estar unida a la India por medio de un continente desaparecido, al que bautizó como Lemuria.


Otro científico, Ernst Häckel, acogió la teoría de Sclater, considerando a Lemuria como la cuna de la  humanidad, y explicando el hecho de que no se hayan encontrado restos de este continente debido a su hundimiento en el Océano Índico.

Pero el tema quedó en el olvido a raíz del planteamiento de la existencia de un supercontinente llamado Pangea, que podría explicar estas extrañas relaciones entre Sudáfrica e India.

Sin embargo, en 1875, Madame Blavatsky reveló un escrito antiguo conocido como Libro de Dzyan, que contenía mitos e historias recogidas a lo largo de la historia, en el que se hacía referencia a una raza prehumana de seres hermafroditas reptiloides, de unos 3 o 4 metros de altura. Estos seres eran algo patizambos y tenían cuatro brazos, e incluso ojos en la espalda. Convivieron con los dinosaurios, a los que trataban como mascotas, tal y como se puede ver en algunas tablillas, como en Glozel, Francia.

Según este escrito, los habitantes de la India habrían conocido la existencia de Lemuria bajo el nombre de Kumari Kandam, y saben que sus antepasados son descendientes de esas tierras.

Según las diversas teorías planteadas, Lemuria era una sociedad con una gran evolución tecnológica, al igual que otras civilizaciones como la Atlántida y Mu. Estaba dirigida por una holocracia, es decir, gobernaban los más sabios. Pero las continuas guerras, junto a varios terremotos y fuegos subterráneos, destruyeron y sumergieron este lugar en el fondo del océano hace algunas decenas de miles de años, dejando sólo como recuerdo suyo varios picos de sus más altas montañas, que ahora son otras tantas islas.


La raza Lemuriana era una mezcla de seres que inicialmente vinieron principalmente, de Sirio, Alfa Centauro, aunque, un número más pequeño de ellos provenían de otros planetas. Finalmente, estas razas se mezclaron en conjunto sobre la faz de la Tierra, y terminaron formando la Civilización Lemuriana. Para decir lo menos, ésta fue una mezcla alucinante de razas. Realmente, la Lemuria fue la cuna de la civilización sobre este Planeta, fue la “Tierra Natal” que ayudó al eventual nacimiento de muchas otras civilizaciones. De forma posterior, la Atlántida se constituyó como otro Continente.


La teoría de Blanford y Sclater explicaba como este puente de tierra habría sido un antiguo continente que por los efectos de terremotos y otros desastres naturales había terminado sumergido bajo las aguas de los océanos. Con ello conseguían explicar las similitudes geológicas, así como teorizaban sobre la un antecesor de los lémures de Madagascar y Asia que habría poblado este continente perdido, manteniendo como válida la Teoría de la Evolución de Darwin.



Este es otro continente que albergaba "otra humanidad", engordando las teorías que se refieren a ello, sin embargo, como ocurre en los otros casos, la falta de evidencias claras restan credibilidad a su existencia.

Seguramente, los supuestos seres que la habitaban no existiesen, a pesar de multitud de hechos inexplicables, como los esqueletos de gigantes, o los ooparts esparcidos por todo el mundo, pero si que es posible que en un momento dado hubiese un pequeño continente en medio del océano índico...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...