martes, 20 de marzo de 2012

El Dorado

El Dorado, también conocida como Akator...otra ciudad mítica, en donde se suponía que había grandes reservas de oro. Buscada por los exploradores españoles e ingleses intensamente, y es que la idea de un lugar lleno de oro era demasiado golosa. Era un lugar donde supuestamente el oro era tan común que incluso las calles estaban pavimentadas del mismo.

 



Muchos murieron en su búsqueda, ya que la mayoría de rutas discurrían por la selva y la dureza de las expediciones era mortal.

Se cree que estaba en algún lugar de Centro-América y Sudamérica: Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela, Brasil, Nueva Granada... Todos estos sitios fueron registrados en su búsqueda.

Pero nunca se ha podido determinar su existencia.

Se dice que la leyenda comenzó en el año 1530 en algún lugar de lo que hoy es Colombia, donde el conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada encontró por primera vez a los Muiscas, y escuchó hablar de ese lugar del indio dorado, "El Rey Dorado", el cual llegó a ser un reino..una ciudad perdida y mítica. Quizá, Gonzalo confundió esto con una ciudad llena de oro, y ayudó a alimentar el mito.

 

En aquellos lares había una ceremonia para coronar a un nuevo rey, en la que un hombre desnudo era cubierto de una resina y hojas de oro, navegando hasta el centro del lago Guatavita, para hacer una ofrenda a los dioses de piezas de oro, tirándolas al agua, para al final meterse el también en el agua.

 
lago Guatavita

Fueron muchas las expediciones en su búsqueda, siendo famosa la del conquistador español Francisco de Orellana, pues su sed de oro era legendaria. Junto a Gonzalo Pizarro, su expedición quizá fue la más conocida en 1541, pero más que por su hallazgo fue por descubrir el Amazonas.

Las aventuras fueron miles, pues conocieron y compartieron mesa con caníbales, lucharon contra indígenas (muriendo contra ellos), comieron cinturones y zapatos hervidos para sobrevivir, descubrieron el río Coca, el Orinoco, el Amazonas...

 

Tras torturar a varios indígenas para que revelasen la ubicación del lago, logró encontrarlo, pero no encontraron nada ahí que justificase el mito, pues a pesar de hacerse drenajes del lago, solo aparecieron varios tesoros pero ninguno de gran magnitud.


El último intento conocido, fue en 1912, cuando la sociedad "Contractors Limited" consiguió desecar enteramente el lago, pero la euforia les frenó cuando al ir a recoger el botín, al amanecer,  el sol hizo que el barro volcánico del fondo del lago se solidificara tanto que fue imposible penetrar en él, haciendo parecer que el lago se resistía a desvelar su secreto...quizá un tesoro fabuloso.

Hoy, se puede afirmar que, teniendo en cuenta la documentación existente, El Dorado podría ser este lago Guatavita, a 50 km de Bogotá, extendiendo su influencia a ciudades cercanas como Manoa, donde hay estribaciones del mítico lugar. 

Pese a todo, la leyenda del Dorado sigue viva, y sus tesoros están ahí esperándonos...la fiebre del oro no es cosa de siglos pasados, pues su mística a vuelto locos por igual a todas las civilizaciones del mundo.

Cristóbal Colón dijo una vez que "el oro es el más exquisito de los elementos...quien posee oro, puede adquirir todo lo que necesite del mundo. Realmente, cono oro puede usted lograr que su alma ingrese en el paraíso".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...