martes, 3 de abril de 2012

Muñecas poseídas (I)



Las muñecas, que pensamos que tan solo son un juguete infantil más, en ocasiones establecen un vínculo tan fuerte con sus dueños, que tras su muerte, su espíritu habita en ellas....

¿A quién no le parece escalofriante una muñeca de porcelana que te sigue con la mirada allá donde vayas?




Emilia, es una muñeca que hace más de 100 años el rey Umberto I regaló a la hija de uno de sus guardias, Uvaldo Bellina, que murió asesinado al igual que el monarca. La muñeca sobrevivió a las dos Guerras Mundiales, donde perdió sus brazos y parte de su cabello durante un atentado con una bomba en un tren que viajaba a Udina, Rusia. Su dueña, Marie tenía mucho aprecio a la muñeca, y una mujer se ofreció a ir a por ella, pero al volver, la mujer murió durante otra explosión. Desde entonces, se dice que la muñeca encierra el alma de la mujer, pues abre y cierra los ojos sin motivo aparente y se escucha el lloriqueo de la muñeca llamando a su madre por las noches a pesar de que su caja de voz está estropeada desde hace años.



Amanda es una muñeca bisque (de porcelana coloreada antes de ser cocida, sin barniz) diseñada por Heinrich Handwerck. Reggie Jacobs, investigador del Centro Paranormal de Atlanta, dice que "este no es un juguete cualquiera, y mucho menos para tenerlo cerca de sus hijos", ya que el fantasma que la posee es muy destructivo, y si no eres de su agrado, destruirá todo lo que haya a su alcance hasta que cambie de dueño.Está encerrada en algún lugar de Atlanta, Georgia. Sus dueños se han quejado de que se mueve por si misma y se han escuchado rasguños procedentes de los lugares donde se la guarda.




Pupa es una muñeca italiana que se mueve sola, y que es capaz de cambiar la expresión facial, la posición de sus extremidades... Sus dueños dicen que oyen cómo golpea el cristal de la estantería cerrada en la que se encuentra y, cuando la miran, ven su brazo tocando el vidrio. También puede mover las cosas que la rodean. Desde la muerte de su dueña en 2005 las actividades de Pupa han aumentado notablemente, pues llevaban juntas desde 1920, e incluso afirmaba que Pupa la hablaba y advertía de peligros. La muñeca fue hecha a imagen y semejanza de su dueña, incluso su cabello es pelo real suyo... Pupa ha sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial y a varios intentos de destrucción, pero siempre se mantuvo al lado de su dueña.





Alice vive con su duela Marie Ford en Washington. Es una muñeca muy activa, que susurra al oído de todos aquellos que acercan su cabeza a ella. Su mirada sigue a las personas, y en algunas psicofonías obtenidas se la ha oído decir "Quiero quedarme a sufrir aquí sola..."







La historia de Joliet se remonta 4 generaciones, y fue pasando de madre a hija hasta llegar a su actual dueña, Anna G. Anna dice que la muñeca llegó a su familia cuando una vecina se la regaló a su bisabuela, que estaba embarazada de gemelos. Con el tiempo, le dijeron que la vecina sentía envidia y que la muñeca estaba maldita. Su familia carga desde entonces con la maldición de tener una niña y un niño, el cual muere a los 3 días. Se dice que las almas de los niños muertos están dentro de ella. Joliet llora y solloza con varias voces de bebé al mismo tiempo, y ciertas noches emite un grito desgarrador. Al preguntarle por qué no se deshace de la muñeca, Anna señala que la familia carga con la maldición de perder a sus hijos y que perder las almas seria demasiado.




Sofía, tras la muerte del abuelo de su dueña Belén decía en voz baja "Sueña conmigo...". Pero tiempo después, empezó a hacer ruidos extraños y a decir "Muere conmigo...". Sus ojos se mueven sin razón, siguiendo con su mirada a las personas que se acercan a ella.










Bebé es propiedad de la coleccionista de muñecas poseídas Janice Poole, poseedora de 25 muñecas, que han conseguido en Ebay y por donaciones de sus anteriores dueños. Pero desde la llegada de Bebé a su casa, no ha habido actividad paranormal.












Harold es conocido por las numerosas voces que salen de si interior. Es uno de los muñecos poseídos más famosos, capaz de moverse por su voluntad. Probablemente fue fabricado en 1930. Se dice que existe un vídeo en el que se puede ver cómo mueve ligeramente objetos. Su ultimo dueño lo ha restaurado y hasta ahora no ha habido ninguna noticia de sucesos extraños.







Mandy vive en el museo Quesnel, en la antigua ruta Cariboo, que se encuentra en el camino que alguna vez fue utilizado durante la Fiebre del Oro en la Columbia Británica. Es uno de los más de 30.000objetos en exhibición en el lugar, pero sin duda es un artículo único. Fue donada en 1991 por una mujer llamada Miranda, que le dijo al cuidador del museo que era una reliquia familiar. Sin embargo, su objetivo era deshacerse de ella, porque escuchaba el llanto de un bebé que provenía de la muñeca.





La muñeca Okiku está poseída por el espíritu de un niño, y ha atraido la atención de la gente de Japón desde hace décadas. Se encuentra en el templo Mannenji de Iwamizawa desde 1938. Su pelo ha crecido unos 25 cm con el tiempo, y, aunque es cortado frecuentemente, continua creciendo. Su origen se remonta a 1918, cuando un joven llamado Eikichi Suzuki la compró como recuerdo para su hermana de dos años, que después murió a causa de un resfriado. La familia colocó la muñeca en un altar y le rezaban a diario. Asociaron el hecho de que le creciese el pelo con que el espíritu de la niña habitaba en ella. En 1938 se mudaron y la dejaron en el templo.









Caroline proviene de Salem, Massachusetts, y se dice que está poseída por al menos 3 espíritus que se pelean por su control. Varios grupos de investigación paranormal la han estudiado, y todos han llegado a la conclusión de que está poseída.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...