domingo, 20 de mayo de 2012

El mapa de Piri Reis

¿Es posible que aquella lección de la clase de Historia en que nos explicaban que Cristóbal Colón descubrió América, no sea veraz?



Un enigmático descubrimiento hecho el 9 de noviembre de 1929 en el museo de Topkapi, en Estambul, de dos fragmentos de mapas del mundo confeccionados en 1513 y 1528 por el almirante turco Piri Reis, sembraron la gran duda..


Desde 1953 han sido objeto de los estudios de diversos especialistas, revelando curiosas conclusiones. 
Efectivamente, en ellos se puede ver el Océano Atlántico y las costas americanas, europeas, africanas, árticas y antárticas. 

Sin embargo, el espacio comprendido entre Terranova y el sur de Brasil aparece con una exactitud tan milimétrica, que considerando la época en que fueron trazados, hace pensar que mucho antes de Colón, incluso antes que los vikingos, el continente americano ya era conocido. Si lo comparamos con otros mapas de la época, se pueden observar apreciables diferencias, pues a pesar de que Europa y África están correctamente trazados, hay grandes errores en América.

Según algunos investigadores, los datos contenidos en los fragmentos podrían tener hasta 10.000 años de antigüedad.

El Almirante Piri Reis, héroe para los turcos, pirata para los demás, contribuyó a consolidar la supremacía del Imperio Otomano en el Mediterráneo. En su tiempo libre, fue escribiendo su libro de memorias, el “Bahriye”, donde además de describir los puertos del Mediterráneo, se preocupó de trazar mapas acuciosamente, pues estaba muy consciente de que para hacer uno había que tener profundos conocimientos. “El más pequeño error hace inutilizable cualquier mapa marino”, decía. 

Para hacer su primer mapa del mundo, en 1513, contó con cerca de 20 mapas muy antiguos, algunos de los cuales no eran conocidos en Europa, además de uno trazado por Cristóbal Colón, y que obtuvo de un miembro de la tripulación de Colón que posteriormente fue hecho prisionero por su tío, Kemal Reis.

Según cuenta Piri Reis en el “Bahriye”, este prisionero le contó que Colón supo de la existencia de tierras occidentales gracias a un libro que cayó en sus manos, y que habría sido escrito en tiempos de Alejandro Magno, y cita el siguiente relato textual del marino de Colón:

Los habitantes de esa isla vieron que la llegada de nuestro barco no significaba ningún mal para ellos; por consiguiente tomaron pescado y nos lo llevaron en sus canoas. Los españoles quedaron muy contentos y les regalaron cuentas de vidrio porque Colombo había leído en su libro que a esos hombres les gustaban las cuentas de vidrio”.

Los mapas de Piri Reis están trazados en piel de gacela y tienen muchos dibujos. Contiene retratos de los reyes de Portugal, Marruecos y Guinea. En África se ven un elefante y un avestruz, y en América del Sur, llamas (desconocidas por los europeos de la época) y pumas. Además hay barcos en las costas, aves en las islas y montañas indicadas según su relieve.

En 1953, una reproducción de los fragmentos llegó a manos de Arlington Mallery, especialista en mapas antiguos, quien se dio cuenta de inmediato de que los mapas encerraban un gran misterio. Este recurrió a otros destacados cartógrafos para proceder a su estudio. Entre ellos estaba I. Walters, del Servicio Hidrográfico de la Marina norteamericana, y además pidió la colaboración de R.P. Linehan, un jesuita, sismólogo miembro del Observatorio del Bostón College, e integrante de las expediciones norteamericanas en la Antártida.

El primer problema con que se encontraron fue descifrar el sistema de proyección usado en la confección de los mapas. Basándose en los trabajos del explorador sueco Nordenskjold, quien tradujo los antiguos portulanos,(que eran cartas marinas que incluían informes y comentarios), al lenguaje cartográfico moderno, en 18 años de trabajo, Mallery, y luego Charles Hapgood y sus alumnos, pudieron descifrarlos y comprobar que los mapas provenían de diversos orígenes, todos muy antiguos.


 Las longitudes, que aparecen indicadas exactamente, ni siquiera Colón podía calcularlas.

Si bien, como ya dijimos, las costas entre Terranova y el sur de Brasil no presentan problemas de exactitud, sí los hay en la parte correspondiente a Groenlandia y la Antártida, cuyos contornos no corresponden a los actuales.

Sin embargo, gracias a técnicas modernas de gravimetría y sondeos sísmicos se pudieron confeccionar mapas del relieve de Groenlandia, tal como es bajo la capa de 3.000 metros de hielo que la cubre, y también de zonas de la Antártida donde la costra de hielo mide unos 4.000 metros, y el resultado ha sido espectacular. 

Respecto de Groenlandia, las líneas de relieve bajo el hielo corresponden a las dibujadas por Piri Reis en sus mapas, pudiendo ser este mapa anterior a la glaciación de los polos, que según los especialistas, se habría producido hace 9.000 ó 10.000 años.

En cuanto a la Antártida, aparece prolongando América del Sur, y la costa de la Tierra de la Reina Maud coincide con un mapa del año 1954, salvo en un lugar en que Piri Reis señalaba la existencia de dos bahías, y el otro mapa, tierra firme. A instancias de Mallery, se efectuaron sondeos sísmicos en el lugar y se encontró que el mapa correcto era el del turco.

Hoy día, se sigue aceptando como suceso histórico más probable, que efectivamente fue Cristóbal Colón quien descubrió América, pero cada vez aparecen más detractores de esta afirmación debido a la creciente popularidad de este mapa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...