lunes, 3 de diciembre de 2012

Las ruinas de Nan Madol

El Océano Pacífico es tan vasto que en sus entrañas esconde un montón de secretos, lugares aún inexplorados por el hombre, y otros que si que han sido inspeccionados, pero que dejan una senda de preguntas y misterios. Este es el caso de Nan Madol.




La ciudad en ruinas de Nan Madol se ubica en la costa este de la isla de Ponhpei, entre Honolulu y Manila, en la Micronesia. Según el antropólogo William Ayres, de la Universidad de Oregón, la metrópolis fue la capital de la dinastía Saudeleur, que ejerció su poder en la zona entre los años 500 y 1500.

En Nan Mandol reina la soledad y el silencio. Con una superficie de 60 hectáreas, es un mundo de fantasía encantado, lleno de espesa selva. Se le llama la Venecia del Pacífico y está formada por 92 pequeñas isletas realizadas por manos humanas. El archipiélago de las Carolinas se ubica en el Pacífico Occidental. La mayor de sus islas se llama Ponapé. Y en las cercanías de Ponapé hay gran cantidad de islas y arrecifes de coral.

Una de esas islas menores se llama Temuen y es el centro de un complejo arqueológico absolutamente intrigante, de nombre Nan Madol. Se trata de una ciudad de bloques de basalto, que abarca unos 100 islotes artificiales en medio de una red de canales.

La primera duda que surge es: ¿quién construyó Nan Madol?

Los arqueólogos no han conseguido atribuir semejante construcción a ninguna cultura o civilización en particular. Tampoco existen construcciones semejantes en las Carolinas.

Si que hay algún indicio sobre el año de su construcción, y es que algunas pruebas de Carbono 14 muestran que la construcción data del entorno del año 1200....pero esto es cuestionable, porque la prueba se hizo sobre un trozo de carbón de leña situado debajo de un bloque de basalto, lo cual pudo significar que una hoguera muy posterior a las construcciones.



Otro misterio es el de como fue construido. La teoría oficial habla de que los bloques de basalto fueron transportados en canoa hasta el lugar, desde otras islas, pero hasta ahora nadie ha podido resolver el como fueron levantados semejantes bloques, cómo es que las canoas pudieron llevarlas hasta allí, dónde están las supuestas canteras y, peor aún, de dónde se sacó la enorme cantidad de mano de obra necesaria para semejante tarea.

Solo el edificio principal del complejo tiene cerca de 32.000 bloques, cada uno de  unas 20 toneladas. Y se supone que el total de las construcciones suma unos 400.000 bloques.

Y la última duda es la de para quien fue construido. Esta especie de ciudad tiene un diseño demasiado intrincado como para pensar que se podía vivir en ella. Además, la falta de relieves, esculturas o símbolos, hacen descartar que pudiese ser un lugar de culto.

Tampoco cabe pensar que pudiese tratarse de una fortaleza, debido al lugar tan inhóspito en que se encuentra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...