lunes, 26 de marzo de 2012

El demonio de Jersey




El demonio de Jersey es una extraña criatura que vive en los bosques de esta región desde hace cientos de años. A esta criatura se le atribuyen raptos y desapariciones humanas. Los testigos aseguran que es una criatura de aproximadamente 1,80 metros de altura, con pelos, cuernos, cabeza y patas de caballo, alas y ojos rojos, y que se la puede distinguir por el peculiar ruido que emite, como si mil mujeres gritasen a la vez.





Existen varias versiones sobre el origen de esta criatura. La más popular cuenta la historia de una mujer que tenía 12 hijos, y, cansada de niños, al dar a luz al 13º exclamó "¡Que se lo lleve el diablo!" y decidió encerrarlo en el sótano, donde se produciría su transformación en un monstruo. También se dice que el niño nació normal, pero de repente su cuerpo se deformó. Se transformó en una criatura con pezuñas, su cabeza se alargó hasta parecerse a la de un caballo, de su espalda brotaron alas similares a la de un murciélago y finalmente una cola bifurcada apareció en su parte trasera. El monstruo mató a la matrona, y se escapó por la chimenea. 

El investigador Fred McFadden cree haber descubierto a los personajes reales detrás de esta leyenda: en 1735 nació en la ciudad de Burlington, en el estado de Nueva York, un niño deforme que atemorizaba a los lugareños, hijo de Deborah Leeds, esposa de Japhet Leeds, en cuyo testamento nombró herederos a sus doce hijos.

Ya desde principios del siglo XIX el demonio de Jersey pudo ser visto por personajes tan notables como José Bonaparte durante una cacería en Pine Barrens.

En 1840, el demonio regresó y atrás de él sembró terror en la región nuevamente. Robaba ovejas, acechaba a niños que salían después del atardecer. Las personas de toda la región del sur de Jersey cerraban sus puertas y ventanas, también colgaban una linterna en el marco de sus puertas con la esperanza de ahuyentar a la criatura. A partir de este año se reportaron muchos ataques en los años siguientes, pero lo más sorprendente fue su aparición en Haddonfield, Bridgeton, quienes experimentaron una serie de apariciones entre 1859 y 1873. 


Pero fue en la semana del 16 al 23 de enero de 1909, en la llamada "Semana Increíble" cuando la bestia fue vista por más de un centenar de personas, dejando huellas y animales muertos a su paso.

El 16 de enero, Thack Cozzens, de Woodbury, Nueva Jersey, pudo ver a la criatura volando calle abajo. Pero no fue hasta el día 19 cuando se dio una descripción más detallada. El señor y la señora Evans, de Gloucester, se despertaron de madrugada por un ruido que provenía del exterior de su casa. Al asomarse a la ventana, pudieron ver durante unos 10 minutos a la bestia:


“Medía aproximadamente un metro o metro y medio de alto, tenia la cabeza del tamaño de un perro pastor y su cara era muy semejante a la de un caballo. Saliendo de lo que denominaríamos su espalda se plegaban dos alas del mismo tamaño del animal aproximadamente. La cabeza estaba separada del cuerpo por un largo y delgado cuello. Caminaba erguido con sus patas traseras, que se parecían a las de un pájaro, pero terminando en pezuñas como la de los caballos. Anduvo por el patio sobre sus patas traseras, y no utilizo nunca sus patas delanteras que eran mas cortas y débiles. 
Mi esposa y yo estábamos muy asustados pero logré abrir la ventana y trate de asustarlo con gritos. El animal se giro hacia mi emitiendo un sonido que helaba la sangre y se escabulló en una especie de vuelo algo torpe”.

El monstruo siguió apareciéndose, y se decidió llevar a cabo una batida de caza, que recorrió 20 millas alrededor de Gloucester, pero solo se encontraron huellas similares a las de los caballos. Fue visto en Camden, Burlington, Pemberton, Haddonfield, y así decenas de localidades, unas veces volando, y otras entre las ramas de los árboles, encontrando en todos los lugares huellas de esos extraños cascos.

El pánico hizo que se cerrasen los colegios y que la gente se negase a salir de casa por miedo a ver al monstruo


Pero los avistamientos disminuyeron hasta casi desaparecer del todo. Se hubiese creído que se trataba de un mito de no ser por las esporádicas apariciones que tenían lugar:

En 1927 un taxista de Salem observó una criatura mientras cambiaba una rueda. El animal le atacó y el hombre salió huyendo. En 1936 se oyeron los gritos característicos del Demonio de Jersey en el bosque de Wood Stown durante días. En 1951, tras un avistamiento, aparecieron muertos en una granja 31 patos, 3 gansos, 4 gatos y 2 perros, de los cuales uno tenía la garganta arrancada. En 1981 una pareja vio al demonio cerca del Lago Atsion.


Las teorías sobre qué podría ser este ser van desde un experimento de un laboratorio gubernamental, pasando por un ave extinta tipo grulla e incluso un pterodáctilo o una criatura enviada por el diablo como aviso de su venida a la Tierra.

Aquí os dejo un programa de Monsterquest donde podéis ver la gran cantidad de testimonios que hay sobre este ser.


                                   





1 comentario:

  1. muy interesante , se agradece el aporte :DarckTeRRoR:

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...