viernes, 4 de mayo de 2012

El osario de Sedlec


El Osario de Sedlec, o kostnice Sedlec en checo, es una pequeña capilla que se encuentra bajo la Iglesia del Cementerio de Todos los Santos en Kutná Hora, República Checa. Recibe este nombre por la cantidad de huesos humanos que componen su decoración.




Sedlec fue en su día uno de los principales centros productores de plata de Europa. A finales del siglo XIII, aproximadamente un tercio de la plata procedía de esta zona. La riqueza de la zona hizo que la Iglesia se interesase por ella. El primer monasterio cisterciense checo se fundo en esta pequeña localidad a manos de Miroslav de Cimbuk, en 1142. Los monasterios cistercienses promovían la sobriedad de las iglesias y la vuelta a la pobreza y la devoción genuína. A parte de la capilla, las únicas construcciones en las tierras de la Iglesia, se limitaban a un cementerio y un estanque.

En 1278, el abad de Sedlec fue enviado a Tierra Santa por el rey Ottokar II de Bohemia. Allí, recogió tierra de la Gólgota, el monte donde fue crucificado Jesús. Al regresar a Sedlec, echó esta tierra sobre el cementerio.

De esta forma, el cementerio cobró importancia, y se convirtió en el lugar preferido para los entierros en Europa Central. En poco tiempo, miles de personas fueron enterradas aquí.

A mediados del siglo XIV, Europa fue víctima de la Peste Negra. El cementerio se colapsó y tuvo que ser ampliado, ya que en 1318 había más de 30000 cuerpos enterrados. Si a esto se le suman las víctimas de las guerras husitas del siglo XV y más de 500 monjes cistercienses que murieron en el incendio de la abadía, el resultado es sobrecogedor: unos 40000 esqueletos. Fue necesaria la construcción de una pequeña capilla con un osario para albergar tal cantidad de restos humanos.


Entre 1700 y 1709 se decidió llevar a cabo una restauración del templo. Así, a manos de Jan Blazer Santini-Aichel, la iglesia gótica se adaptó al Barroco. En 1870, František Rint, un tallista de madera, fue contratado para ordenar los huesos y dejar lugar para nuevos enterramientos.Pero los antecedentes del osario quizá habría que buscarlos en un monje medio ciego de 1511 que, según cuentan, amontonaba los cráneos en pirámides para almacenarlos.

El resultado es increíble:

Una enorme lámpara de araña que contiene al menos una unidad de cada hueso del cuerpo humano, guirnaldas de cráneos, crucifíjos de hueso, cráneos con marcas de golpes que pertenecían a guerreros, huesos con malformaciones...









En la actualidad no se realizan misas en la capilla. Su párroco canceló las celebraciones tras aparecer en medio locales fotos de una ceremonia católica mal catalogada como satánica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...