martes, 11 de septiembre de 2012

El Necronomicón

Howard Phillip Lovecraft, el genial autor del género del terror, utilizaba las citas apócrifas con una maestría no igualada, aunque sí muchas veces imitada.

Lovecraft crea el mito del Necronomicón simplemente porque es funcional para sus relatos. En su conjunto se trata de un grimorio dedicado a las artes negras, fundamentalmente a la nigromancia. Allí se funden algunos siniestros rituales, con otros ritos conocidos y documentados por los folcloristas.



En el Necronomicón también se revelan algunas espantosas ilustraciones, de las cuales Lovecraft da cuenta en varias oportunidades. H.R. Giger ha realizado un admirable trabajo ilustrando las horribles visiones que Lovecraft soñó. 

Se dice que algo es apócrifo cuando se quiere marcar su carácter falso o de origen dudoso, sin embargo, la traducción literal de la palabra griega apócrifo sería "lo oculto" ,(apos,"lejos" y kryptein,"ocultar").

Según Lovecraft, Al Azif, nombre original del Necronomicón, fué escrito en el año 730 de la era cristiana por el árabe Abdul Alhazred, (extrañamente es un personaje de Las Mil y una noches); luego fue traducido al griego con el nombre de Necronomicón por Theodorus Philetas en el año 950; el patriarca Miguel ordenó su destrucción en el año 1050; Olaus Wormius lo tradujo del griego al latín en el año 1228; en 1232 el papa Gregorio IX suprimió las ediciones latinas y griegas, una edición alemana apareció en el siglo XVI; el texto griego fue reimpreso en Italia entre los años 1500 y 1550, y en el siglo XVII se publicó una edición española. Es esta última la que aparece citada en la mayoría de los relatos de H.P. Lovecraft.

El nombre árabe del libro es, como ya vimos, Al Azif, y su significado puede traducirse cómo "el rumor"; este nombre se le daba a los ruidos nocturnos causados por los insectos, a quienes los árabes les atribuían una naturaleza demoníaca. Para los amantes de la literatura gótica diremos que Lovecraft confesó haber sacado el término de una nota al pie de página del libro Vathec, de William Beckford.

En cuanto al nombre griego del libro, Nekros significa "muerto", Nomos,"ley"; e Ikos, que es una partícula sin significado, y sirve sólo para formar los adjetivos. Por lo tanto Necronomicón significa "relativo a las leyes de los muertos".

Lo verdaderamente llamativo y polémico es el nombre del autor del Al Azif, es decir Abdul Alhazred. Este nombre puede encontrarse en Las Mil y una noches; por lo tanto no sería descabellado que Lovecraft haya tomado esa fuente para crear al mítico autor del Necronomicón. Los estudiosos de la obra de Lovecraft afirman que el nombre Alhazred esconde un significado oculto, aunque no siniestro:

Alhazred= all has read ("el que lo ha leído todo").

En repetidas ocasiones el autor nos advierte que su lectura completa puede llevar a la locura. Casi todos los protagonistas de sus relatos sufren de un modo indecible al leer el libro maldito; experimentan pesadillas y visiones horrorosas, vislumbran ese mundo informe de monstruos sanguinarios y arquitecturas caprichosas.

Es básicamente un compendio del saber hipotético, plagado de invocaciones, ritos y arcanos supuestamente perdidos. Las deidades citadas en el libro son a veces conocidas (Dagón, por ejemplo), aunque muchas pertenecen sólo al genio del autor.

Como detalle curioso, diremos que la historia y la cronología inventadas por Lovecraft resultaron tan convincentes para el público, que durante años, los libreros de todo el mundo recibieron gran cantidad de pedidos por parte del público general, y hasta de algunos bibliófilos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...