domingo, 11 de marzo de 2012

Humanoides gigantes australianos, los Wandjinas

En 1838 fueron descubiertas el noroeste de Australia unas pinturas de unos extraños seres de gran tamaño, con rasgos humanoides. Son llamados wandjinas por los aborígenes australianos, que aseguran que estas representaciones fueron realizadas por unos seres que descendieron a la Tierra durante la Antigüedad.

Además, huellas descomunales y herramientas megalíticas han sido halladas por el continente australiano.

¿Podrían ser indicios de la presencia de gigantes en Australia? ¿Se trataba quizá de visitantes de otro planeta?





En Kimberley, una región un tanto despoblada de Australia, aparecieron unas pinturas rupestres de enormes humanoides (hasta 6 metros), con rostros muy blancos, ojos grandes y negros y sin boca. Aparecen calzados con sandalias, al contrario que los aborígenes que viven en esta zona, que siempre han ido descalzos, y tienen entre 3 y 7 dedos en las extremidades. Su cabeza aparece rodeada por una especie de nimbo o líneas dobles que forman una herradura a su alrededor, y su símbolo era una serpiente emplumada. 


Sin duda, lo más raro es la afirmación por parte de los aborígenes de que sus antepasados no son los autores de estas imágenes, sino que fueron realizadas por unos seres que visitaron nuestro planeta y trajeron civilización y prosperidad.



Una de las leyendas australianas sobre su origen cuenta que hubo una gran batalla en Uluru, en el Tiempo de los Sueños. El pueblo conocido como Los Hombres Serpiente no Venenosos atacó a los pueblos de esa zona. Fueron vencidos por Bulari, la Diosa Madre de la Tierra, arrojándoles gases letales. Los hombres serpiente que se salvaron, quedaron aprisionados en el Uluru, que es el punto más sagrado de Australia. Es más conocido por Ayers Rock, una montaña de arenisca rojiza de 318 metros de altura que cambia de color durante el día.

Ayers Rock, el ombligo del mundo
Otra leyenda habla de una raza de gigantes vivía en Australia, y su altura alcanzaba en algunos casos los 5 metros. En mayo de 1970 fue descubierta una huella de un pie humano de 59 centímetros de largo por 18 de ancho. Una impresión en yeso se puede ver en el Mount York Natural History Museum en Mount Victoria.



Graham Walsh y Richard Roberts llevaron a cabo un estudio de las pinturas tratando de averiguar su datación. Finalmente encontraron un avispero fosilizado de 17000 años de antigüedad, posterior a la ejecución de las pinturas, que contradecía la teoría de los arqueólogos que ubicaban las pinturas 5000 años atrás.


Se han encontrado hachas de mano, mazas, cuchillos y otras herramientas cuyo peso oscila entre los 5 y 16 kilos en otra región australiana, Nueva Gales del Sur. Estas herramientas sólo pudieron ser fabricadas y utilizadas por gentes de estatura y fuerza descomunal. Gracias a los nuevos procesos de datación, se llegó a la conclusión de que las herramientas tenían una antigüedad de unos 100000 años, y que los restos humanos encontrados en las cercanías databan de 200000 años atrás, contradiciendo la teoría de que los primeros habitantes de Australia aparecieron hace 65000-70000 años.


La figura más llamativa es la de un ser vestido con una túnica rosa, con la herradura alrededor de la cabeza, y una cartela con un mensaje escrito en un alfabeto desconocido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...