viernes, 6 de abril de 2012

Experiencias de viaje astral




Hace aproximadamente unos 6 años decidí comenzar a realizar experiencias propias en el campo de lo paranormal; para demostrarme a mi mismo que la parapsicología, era algo más que una simple tontería. Entre otros fenómenos (con los que obtuve resultados positivos) de los que ya os contaré en otra ocasión, experimenté con el viaje astral para tratar de encontrar una prueba feaciente de que mente y cuerpo son dos elementos bien diferenciados y separados en planos distintos.




Después de indagar por internet, en páginas y foros especializados; encontré el método, que vosotros llamáis, de "levantarse de golpe". Me pareció el más plausible y esa misma noche comencé a intentarlo. Al principio me era notoriamente difícil mantenerme despierto mientras me concentraba en "desconectar" mi cuerpo poco a poco. Primero relajarme, luego sentir cada fibra nerviosa de mi cuerpo y lentamente visualizar como lo único que quedaba de todo el complejo sistema que formaba mi organismo, era la voz de mi pensamiento.


Unos días de práctica más tarde (quizá una semana) ya conseguía, con relativa facilidad, llegar a ese estado de conciencia "aletargado" en el cual seguía siendo consciente de mis pensamientos, pero ya no poseía el control de mi cuerpo pues, al dejar de sentirlo, no respondía a mis órdenes. Intentaba "ver" el "plano astral" centrándome en las sugestivas y sombrías figuras que se dibujaban al observar la oscuridad con los ojos cerrados, para así poder discernir si la información visual me llegaba a través de los ojos o de la imaginación. Llegados a este punto creí que estaba a sólo un paso del desdoblamiento, sin embargo, cada vez que intentaba realizar un movimiento con lo que debiera ser el "cuerpo astral", volvía al estado de vigilia y volvían a mí todas y cada una de las sensaciones de mi cuerpo. Finalmente abandoné, al observar que me era imposible realizar aquello que en teoría se podía lograr mediante esa técnica; separar la mente del cuerpo.

Desde aquellas experiencias que realicé noche tras noche durante unos 20 días no he vuelto a repetir ningún intento de desdoblamiento astral. Pues en función de lo vivido consideré que bien podrían tratarse de "sueños lúcidos" o de algún estado alterado de consciencia en el cual la mente produjese alucinaciones visuales. Por lo cual considero que no encontré en el viaje astral ningún tipo de contrargumento de la teoría reduccionista.

Espero que mi experiencia personal con el astral os haya sido de ayuda.


PD: Mi interés se centró más tarde en la visión remota, con la cual me gustaría experimentar algún día, por considerarla un fenómeno mucho menos sugestivo y del cual sería más sencillo hallar pruebas que demuestren la existencia de capacidades psíquicas más allá de lo conocido actualmente por la ciencia.


Enviado por: Joan Balbastre Borrallo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...