sábado, 7 de abril de 2012

Las armas secretas de los nazis

Siempre se ha relacionado a los nazis con lo paranormal. ya habíamos hablado por la fascinación de lo oculto. El mismo Hitler se hizo con la Lanza del destino, pero los secretos que dejaron los nazis, fueron múltiples.



 ¿Preparados para conocer algunos de ellos?



Conforme se acercaba el final de la II Guerra Mundial, el bando de los aliados, a medida que avanzaba firmemente hacia Berlín, iba descubriendo proyectos, prototipos e incluso algunas armas finalizadas del enemigo, siendo sumamente sorpresivo el hecho de que cada elemento encontrado era extraño, sofisticado y quizá, imponente. 

Todo ello nos llevó a crear un mito...el mito de que en 1945 Alemania contaba con armas capaces de haber cambiado la historia.

Estas leyendas se vieron alimentadas por determinados sucesos increíbles. Por ejemplo, en Normandía, un solo tanque de tipo "Tiger", fue capaz de acabar con hasta 25 carros de combate británicos en menos de un día.

Han pasado 67 años, y hoy es el día en que los historiadores y militares se preguntan cómo consiguieron los alemanes desarrollar las tecnologías encontradas en aquella época.

El catálogo de inventos era muy amplio, ya que iba desde rayos sónicos, a fusiles que disparaban balas capaces de girar, proyectiles de aire para cañones, platillos voladores...

En el siglo XX, a principios, el desarrollo de la ciencia en Alemania era muy alto, no habiendo nadie capaz de competir con ellos en cuestiones de ingeniería.

Gracias a las dotes propagandísticas de los dirigentes alemanes, (Hitler o Joseph Goebbels), los científicos alemanes gozaron de gran estima por parte de la comunidad internacional, convirtiéndose en un sueño para los jóvenes científicos pasar a formar parte de los equipos de estos científicos.

El rechazo al antiintelectualismo provocó el rechazo a doctrinas oficiales de investigación, buscando nuevas vías originales, que posibilitaron la consecución de grandes logros tecnológicos.

Los historiadores y expertos en armamento coinciden de forma unánime en que, de haber contado con algo más de tiempo, el devenir de la contienda bien podía haber sido otro. Al estar acabando la guerra, el Gobierno alemán se dió cuenta de aquellos avances con los que contaba, pero al encontrarse cercados y peligrando Berlín, las prioridades fueron otras, desatendiendo estos ambiciosos proyectos por falta de tiempo y recursos.
El ejército alemán bien podía haber plantado cara a algunos de los ejércitos moderno.

Siempre se ha relacionado a los nazis con lo oculto y religioso.

Ya habíamos hablado de la Lanza del destino, la cual se creía que traía la victoria segura a su poseedor. 

Armamento de infantería

Pero estas armas básicas fueron varias.

Uno de los primeros proyectos en desarrollarse fueron unos visores que ofrecían a los soldados una visión hiper-efectiva en la oscuridad. Realmente consistía en una pequeña cámara que funcionaba como un revelador de fotografía, que enfocaba los rayos a una pantalla fluorescente, reflejando la radiación infrarroja. Esto permitía ver en la oscuridad los objetivos que produjesen calor.

También, los carros de combate como el "Tiger Real" o el "Panzer V", incorporaban modelos de radiadores de infrarrojos capaces de localizar al enemigo a una distancia asombrosa. 



Se decía que un modelo de Panzer V pudo localizar un cañón enemigo a 130 km de distancia.
Los modelos más ligeros se instalaron en los fusiles de asalto std-44, para crear una división nocturna, los nachjäggers equipados con lo que ellos llamaban el ojo mágico para cazar soldados aliados en la noche.
Señalar que estos modelos se recargaban con tan solo 15 minutos de exposición al sol.

También, la infantería fue dotada de los panzerfaust, también conocidos como puño de hierro: una terrible arma antitanque.

El profesor Schick desarrolló unos blusones de camuflaje para las SS que permitían evadir los rayos infrarrojos.

Los Goliath, fueron unos pequeños robots teledirigidos, que normalmente se colocaban en los oruga, y se utilizaban para combatir en posiciones fortificadas, tanques, bunkers...

Aviones

También es reseñable que las investigaciones alemanas tuvieron gran calado en la aeronáutica. No sabremos qué llegaron a imaginar, pero lo que hicieron y construyeron significó los primeros pasos hacia la aeronáutica.

Había diseños tan originales, que muchos se resistían a creer en su existencia.

Hubo muchas aeronaves que llegaron a ser una realidad, pero otras muchas quedaron prototipos, incluso algunas quedaron en meros dibujos.

En la guerra, se pudo ver volar al Heinkel He-162 Salamander, o los conocidos Messerschmidt Me 262 y Me-163, que ya eran muy sofisticados, pero hubo otros que, de haber sido una realidad, bien pudieron haber cambiado el curso de la historia.

- Focke-Wulf 1000x1000.1000: su nombre derivó de los objetivos que se querían. Se trataba de un bombardero con ala delta con super-velocidad, capaz de reducir a cenizas una ciudad como Londres en poco tiempo.




- Bachem 8-349A1 Natter: era una especie de cohete de usar y tirar, de bajo coste. Su peso era de tan solo 1960 kg, y 14 metros de largo. Consistía en que se disparaba en una lanzadera para aproximarse a los aviones enemigos para soltar una docena de cohetes antiaéreos, mientras el piloto escapaba en paracaídas.


- Focke-Wulf Fw-03 "10.225": El objetivo de este desarrollo era crear un bombardero que alcanzase Estados Unidos.



Se trataba de una nave gigante, capaz de transportar 3000 kg de bombas y dispararlas hasta 8000 km de distancia mediante uno de sus 9 cañones, contando también con 4 ametralladoras. La altura que le permitiría alcanzar, 9000m de altura, le convertiría en una máquina realmente difícil de derribar.

- Focke-Wulf Triebfluegel: se trata de una especie de helicóptero, capaz de superar la velocidad del sonido, aunque apenas se desarrolló.

- Horten Ho-IX-A: era un extraño prototipo de ala voladora, impulsada por reactores, armada con 4 cañones de 30 mm.

Este proyecto se desarrolló poco más tarde en Estados Unidos por los hermanos Horten.

Misiles y cohetes

Este tipo de armamento era la gran esperanza del ejército alemán.

Los cohetes más famosos, son los V2, basados en un libro titulado, El cohete marchando hacia el espacio interplanetario.



Las ideas dadas por este libro fueron la hoja de ruta seguida por la división de cohetes del ejército, dirigida por el capitán Walter Dörnberger, cuya misión era construir cualquier cosa que volase más alto, lejos y aglutinase más poder que cualquier otra arma conocida.

En la isla báltica de Peenemünde, se crearon los cohetes teledirigidos V1 y V2. Tras comprobar Adolf Hitler su eficacia, se dotó de fondos ilimitados a esta investigación. Estos cohetes llegaron a matar cerca de 7500 personas entre Londres y Amberes.

Otros cohetes famosos, fueron el BV-143 y el BV-246 que volaban a ras del agua, o el SD-1400, que era una bomba con alas que hundió el acorazao Roma.

Pero la más efectiva y mortífera fue el HS-293, lanzadas desde los aviones y teledirigidas, que hundieron centenas de barcos.

El final de la guerra, neutralizó la finalización de los misiles V9 y V10, capaces de alcanzar Estados Unidos desde Alemania.

Otras armas fantásticas

En los años 40, el Dr. Richard Wallauschek, desarrolló el cañón sónico.

Su desarrollo era complejo, pero básicamente, contaba con unos tubos en los que entraba una mezcla de oxígeno y metano, detonadas de forma cíclica, generando unas ondas de choque de una intensidad increíble, creando el rayo sónico, de más de 1000 milibares, con un alcance de 50 m. 

Esto se traduce en que, a esa distancia, medio minuto de explosión aniquilaría todo rastro de vida, y a 250m, provocando un dolor y sufrimiento inimaginables. Sin embargo, esta arma nunca se llegó a emplear, pues era demasiado voluminosa.






Luego estaba el rayo torbellino, diseñado por el Dr. Zippermeyer; era un mortero de gran calibre hundido en el suelo y cargado con carbón pulverizado y explosivos. La mezcla, al estallar, creaba un tifón artificial que era capaz de derribar todos los aviones que se cruzasen en su radio de acción.

Más original resultó el cañón de viento: extravagante y poco atractivo, era un cañón curvo, cargado con oxígeno e hidrógeno, detonados con una violenta explosión, lanzaba un proyectil de viento, (una especie de bomba de aire y agua vaporizada), con potencia suficiente como para simular una granada. Sin embargo, nunca se llegó a utilizar en combate.

Otro proyecto que fue objeto de sensacionalismos, fue la bomba endotérmica, sobre la cual apenas hay datos. 

Se supone que las lanzaban los aviones y al detonar, serían capaces de congelar una porción de terreno de un km2 más o menos. Apenas hay datos como dijimos y no se pudo recuperar nada. Se decía que acabada la guerra, algunos nazis prófugos, siguieron desarrollando estas armas climatológicas: de hecho, las últimas unidades militares en rendirse, fueron las que estaban en las estaciones metereológicas.


Guerra biológica

Por último, fue con la guerra biológica en la que destacaron y mucho los alemanes. En el año 39, disponían del Tabun, Sarin y Soman. Eran líquidos que al lanzarse afectaban al sistema nervioso, provocando vómitos, diarreas, náuseas y contracciones musculares, hasta provocar la muerte.

Se probaron en los campos de concentración, pero no en la batalla. También quedó en proyecto un arma que producía el "toxin botulin", el veneno más letal. Se pretendía lanzarlo, y que las corrientes de aire lo llevasen hasta Inglaterra, aniquilando toda la población, pero tampoco se atrevieron a utilizarlo.

Estas han sido algunas de las armas secretas del ejército nazi, realmente mortíferas a la vez que imponentes y sofisticadas.

¿Dan miedo no? ¿Qué creeis que habría pasado si se hubiesen utilizado?

2 comentarios:

  1. TONTO UTIL DE LA CASTA Y CON GUSTILLOS.......

    ResponderEliminar
  2. Soprendente y aluciante todo lo que crearon estos genios locos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...